BUSCAR:

Sidebar Header

Diagnóstico precoz de la gestación

admin | Gestación | Sábado, 21 junio 2008

Ya hace tiempo que disponíamos de pruebas bastantes satisfactorias para este diagnóstico precoz; pero tenían el inconveniente de ser tardías y engorrosas. Hoy en día disponemos de medios muy seguros y muy rápidos.
Para la ejecución del primero de ellos basta con que a las nueve de la mañana traiga la presunta embarazada una pequeña porción de la primera orina del día, para que a las once, o aun a las diez de la mañana, podamos decirle si está o no embarazada.
Y esto incluso, como acabamos de decir, hasta antes de la primera falta. Desde luego, antes no teníamos ningún signo que nos diera tanta certeza ni que fuera tan temprano ni tan cómodo como éste.
En esta «escalada» por conseguir un test de un embarazo pronto, cómodo y seguro, disponemos hoy de las pruebas inmunológicas y radio-inmunológicas, las cuales nos dan el resultado casi instantáneamente. A todas estas pruebas y según el orden de su aparición, vamos a referirnos en breve.

Pero, en ocasiones, también ocurre que tenemos que diagnosticar el embarazo cuando ya estamos llegando o hemos pasado de la mitad de la gestación. Entonces llaman la atención la amenorrea, que en este caso será ya de cuatro o cinco meses; la mujer notará un aumento del vientre, que comenzará a hacerse visible, y también en este tiempo, hacia los cuatro meses y medio, los primeros movimientos fetales, que son notados antes por las mujeres que ya han tenido hijos.

Estos signos a los que acabamos de referirnos no son seguros de modo evidente, ya que, con frecuencia, alguno o varios de ellos aparecen sin que haya gestación. Claro que si hay movimientos fetales forzosamente habrá gestación, pero es que la mujer, sana o enferma, puede creer que nota movimientos fetales cuando en realidad esos movimientos sólo existen en su imaginación. Por lo que se refiere a la amenorrea o falta de la regla, ésta puede tener su origen en diversas causas o enfermedades.
Del aumento del volumen del vientre podemos decir otro tanto, y esto nos lleva a recordar a estas mujeres que se han creído embarazadas sin estarlo y a aquellas otras que, estándolo, nadie lo hubiera creído.
Por eso, el médico no se conforma con lo que la presunta embarazada le cuenta —signos subjetivos— sino que busca por él mismo, para su certeza, los signos objetivos que halla por sus propios medios y exploraciones. Veamos cuáles son los signos seguros de embarazo y, también para información, los probables.
Entre los signos ciertos de gestación, tenemos la apreciación por parte del médico de esos movimientos fetales a que antes nos referíamos y que comentábamos, en lo que se refiere a que pueden dar lugar a error por su falsa apreciación, sobre todo por parte de las mujeres que nunca han tenido hijos.

El diagnóstico por la rana

Para conseguirlo, es necesario inyectar no más de dos centímetros cúbicos de la primera orina de la mañana de la presunta mujer embarazada en el saco linfático dorsal de una rana macho.
A la hora y a las dos horas se lee el resultado de la reacción; para ello se recogen con una pipeta el contenido cloacal de la rana y se examina al microscopio.
Si la reacción es positiva, es decir, si hay embarazo, se ven infinidad de espermios que recorren el campo, animándolo con sus movimientos; si no aparecen espermios a la primera y tampoco a la segunda hora, es que la mujer no está probablemente embarazada; de todos modos, se verifica otra lectura de control a las veinticuatro horas.
La exactitud de este medio diagnóstico es verdaderamente notoria, ya que en los 1.000 casos citados por el profesor Botella sólo ha fallado en cinco de ellos; por tanto, su seguridad casi es absoluta, y si a ello añadimos que aún antes de la primera falta puede hacerse, se comprenderá el valor que tiene y se le concede en la práctica médica de todos los días y de la especialidad tocológica. Sin embargo, como decíamos anteriormente, las pruebas inmunoló-gicas y radio-inmunológicas desplazan definitivamente a la de la rana dada la rapidez de sus resultados prácticamente instantáneos.
Diagnóstico inmunológico

Vamos a explicar, bien que sea muy brevemente, cuál es el fundamento de los métodos inmunológicos utilizados en el diagnóstico de la gestación.
La orina y el suero sanguíneo de la mujer embarazada contienen una hormona glicoproteica que, por ser elaborada por la placenta, recibe el nombre de hormona coriónica. Su sigla es H. C. G. («Human Chorionic Gonadotropin»).

Esta hormona coriónica, al ser inyectada a los animales de laboratorio, se comporta como un antígeno y da lugar a la formación de anticuerpos defensivos, de modo parecido a lo que ocurre en las vacunaciones. Cuando el antígeno hormonal es puesto en presencia de su anticuerpo específico se produce un fenómeno que hacemos visible por diversas técnicas. Si tomamos el suero sanguíneo o la orina concentrada de la mujer presunta embarazada y lo ponemos en contacto con suero que contiene anticuerpos, si la mujer se halla embarazada se produce la reacción positiva; si, por el contrario, la mujer no se halla embarazada, ninguna reacción se produce y decimos que ésta es negativa. Las reacciones a las que nos referimos son la de precipitación, la de fijación del complemento, la de inhibición de la hemoaglutina-ción pasiva y la de inhibición de la aglutinación de partículas de látex, a la que ya hemos hecho referencia más arriba. Esta última reacción se practica en tubos de cristal, pero más recientemente, se ha introducido la práctica de la reacción sobre lámina de cristal y rápida lectura al microscopio. Estos métodos han dado lugar a la preparación de tests de uso fácil y lectura rápida, incluso en el gabinete de consulta.
El autodiagnóstico de embarazo

Este procedimiento consiste en un modo fácil, seguro y rápido para determinar el estado de embarazo, no siendo más que una aplicación práctica de la teoría y realidad inmunológica a la que acabamos de referirnos.
Su originalidad radica en que cualquier mujer que se crea embarazada puede utilizarlo y conocer en unos cuantos minutos si se halla o no en tal estado utilizando el preparado Predictor, por ejemplo. Su uso data de 1972 y se extiende rápidamente por diversos países: Los Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Alemania, Italia, España y otros.
Para practicar esta reacción basta con tres gotas de orina de la mañana, después de tener la precaución de haber bebido pocos líquidos el día anterior. La orina es vertida sobre la sustancia reactiva contenida en un tubo de ensayo. La presencia de hormona gonadotropa coriónica, signo de embarazo, se pone de manifiesto por la aparición en el fondo del tubo de un anillo constituido por glóbulos rojos no aglutinados (véase Fig. 40).
Esta reacción puede practicarse a partir del noveno día de la presunta fecundación. Su exactitud es del 99 por 100. En caso de negatividad puede repetirse unos días más tarde. Si la negatividad persiste a pesar de haber embarazo, éste se halla en peligro.
Los más recientes métodos
Estos corresponden al hallazgo y a la dosificación de las hormonas por procedimientos radio-inmunológicos. Tales métodos presentan la gran ventaja de sus grandes posibilidades de automatización. Por el momento, los métodos anteriormente citados del hallazgo simplemente cualitativo de la hormona coriónica nos son más que suficientes.
Ventajas de cada método
Los métodos biológicos (de la rana y otros) tienen en su favor la mayor especificidad de sus resultados. Pero tienen el inconveniente de la mayor lentitud de la reacción y del engorro de la utilización de animales que se mueren, que enferman y que presentan todavía otros inconvenientes.
Los métodos inmunológicos ofrecen, sobre todo, la gran ventaja de su sensibilidad, de su limpieza y de su rapidez. La ventaja del autodiagnóstico radica en la prontitud y en la facilidad con que la presunta embarazada puede comprobar su sospecha sin tener que recurrir más que a la farmacia.

En cuanto a los métodos radio-inmunológicos, son, sin duda, los método del porvenir gracias a su utilización automatizada.
En la práctica, la mayor parte de los laboratorios de análisis clínicos realizan simultáneamente una reacción biológica, casi siempre la de la rana, y un test inmunológico, en general, el del látex.

Etiquetas: , ,

Un programa para cada fase del embarazo

admin | Programa | Miércoles, 14 mayo 2008

Los siguientes programas gimnásticos están pensados para tres etapas diferentes del embarazo. Mientras los programas I y II constan, respectivamente, de cuatro ejercicios para cada día de la semana, el programa III sólo incluye tres diarios. Si bien los ejercicios permiten la participación de la pareja, éstos pueden sustituirse por otros del mismo programa. Naturalmente es posible practicarlos de forma individual. Sin embargo conviene comprobar que se cumpla el grado de exigencia indicado en cada etapa.

Etiquetas: , , , , , , ,

La gimnasia del embarazo

admin | Gimnasia | Jueves, 08 mayo 2008

La gimnasia del embarazo está orientada a preparar activamente a las futuras madres para ef parto. Los ejercicios prestan especial atención a la musculatura abdominal y del suelo pélvico, así como a la práctica de determinadas técnicas de respiración. Las futuras madres deben empezar con suficiente antelación (hacia el sexto mes) la práctica regular de los ejercicios dispuestos en este manual para cada etapa del embarazo. La única condición consiste en reservarse 10 minutos diarios para realizarlos.

El programa gimnástico engloba las última tendencias en gimnasia del embarazo y los prestigiosos métodos de Read y Lamaze. Las técnicas de respiración son de gran ayuda en determinadas fases del parto y para contrarrestar las contracciones. Además, con una respiración adecuada, el bebé estará mejor abastecido de oxígeno. El método Read atiende principalmente las funciones corporales (técnica respiratoria), mientras que el método Lamaze prioriza la vertiente psíquica al implicar la participación de la pareja. Los ejercicios de relajación integrados de Feldenkrais apuntan a reforzar la conciencia del propio cuerpo.

Etiquetas: , , ,